Wallace y los monos del Amazonas

El 14 de diciembre de 1852 se leyó en la reunión de la Sociedad Zoológica de Londres un comunicado de Alfred Russel Wallace sobre los monos que habitan la región amazónica. En la nota, Wallace manifiesta su preocupación porque los colectores de ejemplares biológicos solían identificar la localidad simplemente como “Brasil”, o en el mejor de los casos, “Río Amazonas”.  El problema radica en que las especies de animales pueden ser muy diferentes en uno y otro lado de un río. Ríos como El Amazonas, el Negro y el Madeira constituyen el límite de distribución de varias especies de monos, y “los cazadores locales lo saben perfectamente bien”,  nos explica Wallace en su  manuscrito, al tiempo que exhorta a los colectores a ser más específicos en sus rótulos de campo.

Como bien observó Wallace, un río como el Amazonas, que en época de secas puede tener hasta 11 kilómetros de ancho, constituye una barrera infranqueable para la dispersión de un animal. Al norte del río Negro, por ejemplo, Wallace encontró el saki barbudo rojizo (Chiropotes chiropotes), mientras que en el sur halló un saki del género Pithecia. Este efecto conduce a preguntas biogeográficas interesantes. “¿Alguna vez podemos encontrar especies cercanamente emparentadas separadas por una banda ancha de territorio?” se preguntó retóricamente Wallace.

Notando que el efecto de los ríos era mucho menos intenso río arriba, donde los tributarios son menos anchos y los animales pueden cruzar de un lado a otro, Wallace comenzó a formar en su mente las ideas que poco años más tarde escribió en sus ensayos sobre la evolución por selección natural.  ¿Sería posible que los ríos, al formar barreras entre dos poblaciones, promovieran la formación de nuevas especies? En 1855, Wallace escribió “Cada especie ha llegado a existir coincidiendo tanto en espacio como en tiempo con una especie emparentada pre-existente”.

Finalmente, en 1858, Wallace escribió sus ideas sobre el origen de las especies en el famoso ensayo que desencadenó la publicación de su propuesta junto con la de Darwin. La idea de que una separación espacial entre las poblaciones podía ser clave en la formación de nuevas especies pudo haberse gestado gracias a las cuidadosas observaciones de Wallace sobre los monos amazónicos.

Wallace, A. R. 1852. On the monkeys of the Amazon.  Texto completo.
Wallace, A. R. 1855. On the law which has regulated the introduction of new species. Texto completo.
Wallace, A. R. 1858. On the tendency of varieties to depart indefinitely from the original type. Texto completo.

Más información en mi artículo Alfred Russel Wallace: La evolución a la sombra de Darwin

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s