¿Por qué el caballito de mar tiene forma equina?

Por petición popular, comentaré sobre las explicaciones que se han propuesto para el color de los ojos de algunas ranas, la forma de los caballitos de mar y la existencia de los insectos palo e insectos hoja. Algunos de mis colegas dirán que estas explicaciones son demasiado “adaptacionistas”, por lo que cabe señalar que en la clase discutiremos las cuatro formas en las que, según Niko Tinbergen, se puede contestar una pregunta “¿Por qué …?”

Caballitos de mar. La semana pasada Sam van Wassenbergh, de la Universidad de Amberes, y sus colaboradores publicaron en Nature Communications un estudio morfológico y matemático que propone que la forma en S de los caballitos de mar probablemente evolucionó para permitir a estos peces capturar las presas de las que se alimenta. A diferencia de sus parientes los peces aguja (o peces pipa), los caballitos de mar no persiguen a los pequeños crustáceos que son sus presas, sino que permanecen inmóviles hasta que alguno de ellos se acerca y entonces, según muestran los vídeos de alta velocidad de van Wassenbergh, los caballitos de mar extienden su cabeza hacia arriba y capturan su alimento. La forma sigmoidal y la cabeza alargada, que le dan a las 50 especies del género Hippocampus su característica apariencia equina, contribuyen a ampliar el radio de acción de estos peces durante sus actividades de alimentación, según concluye el estudio.

 

Ranas de ojos rojos.  La rana Agalychnis callidrias se distribuye en el sur de México y en Centroamérica. Se reconoce por su brillante color verde con vivos azulados y, sobre todo, por sus enormes ojos rojos. Aunque nadie ha hecho un estudio experimental para explicar el aspecto estrambótico de este anfibio, se piensa que la coloración puede ser un mecanismo de defensa contra los depredadores. La rana es nocturna, pero durante el día se encuentra en lugares en los que puede ser localizada por los depredadores. Al momento de ser perturbada, la rana abre repentinamente sus ojos y muestra el flanco azulado de su cuerpo. Este despliegue podría distraer y hasta ahuyentar a los posibles depredadores, según esta hipótesis.

Insectos palo e insectos hoja. Las cerca de 3,000 especies de fásmidos son reconocidas por su increíble semejanza con la vegetación que los circunda. Algunos semejan ramas y otros son prácticamente idénticos a las hojas de las plantas en las que viven. Por supuesto, esta morfología les permite pasar inadvertidos y constituye una eficaz defensa contra los depredadores.  Para mayor información sobre estos fascinantes animales, les recomiendo este artículo de mi amiga y colega Ek del Val: Fantasmas entre los insectos.

Créditos de las fotografías
Imágenes tomadas de Wikimedia Commons, Nick Hobgood (hipocampo), Carey James Balboa (rana), Drägüs (fásmido).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s