El rinoceronte negro no está extinto (todavía)

Rinoceronte negro de Tanzania. foto: Ikiwaner, en Wikimedia Commons

Esta semana se publicó un comunicado de prensa de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) en el que se informa que la subespecie occidental del rinoceronte negro se considera oficialmente extinta.  El organismo internacional, que monitorea poblaciones de miles de especies de plantas y animales en todo el mundo, llegó a la drástica conclusión después de que un estudio de campo intensivo en el norte de Camerún en 2006 no encontró rastro alguno de rinocerontes.  La prensa internacional informó sobre el anuncio de la IUCN, pero en algunos casos se exageró la información, o simplemente se interpretó erróneamente, y se usaron encabezados como “El rinoceronte negro está extinto, anuncia la IUCN”.

La realidad es que la que está oficialmente extinta es la población de rinocerontes negros del oeste de África, que se considera una subespecie o variedad geográfica.  El nombre científico del rinoceronte negro es Diceros bicornis, y se clasifica en cuatro subespecies, tres de las cuales se distribuyen en el sur y en el este del Continente Negro.  La cuarta subespecie, el rinoceronte negro occidental, Diceros bicornis longipes, es la que se considera ahora extinta.   Esta subespecie se encontraba en tiempos históricos en las zonas de sabana del oeste de África, incluyendo zonas de Chad y Ruanda, pero en años recientes su distribución se redujo hasta unos pocos reductos en el norte de Camerún.  La cacería furtiva y la destrucción del hábitat dieron los últimos golpes mortales a las poblaciones remanentes, hasta acabar con el último de los rinocerontes negros de esta zona.

Distribución aproximada histórica del rinoceronte negro. En azul, rinoceronte negro occidental.

Lo verdaderamente inquietante de la noticia son las implicaciones para el futuro de la especie completa.  En el sur y el este de África el rinoceronte negro ha desaparecido de extensas zonas y los cerca de 4,800 individuos que quedan se concentran en unas pocas áreas muy separadas entre sí.  El mapa de la izquierda muestra la distribución histórica del rinoceronte negro, pero la distribución en realidad es una serie de puntos aislados en los que quedan poblaciones remanentes de esta especie.  La IUCN no publica la localización exacta de todos estos sitios para evitar que los cazadores ilegales los encuentren.

Según estimaciones de la IUCN, entre 1960 y 1995 las poblaciones de rinocerontes negros se redujeron más del 95% hasta llegar a un mínimo de unos 2,500 individuos.  Gracias  a los programas de conservación, algunas de las poblaciones han incrementado sus números, pero la cacería ilegal continúa haciendo estragos en muchas otras zonas.  El futuro del rinoceronte negro es más bien incierto.

La noticia de la desaparición del rinoceronte negro occidental es sin duda trágica.  Representa la desaparición de una población separada con un acervo evolutivo diferente.  No se trata, sin embargo, de la extinción del rinoceronte negro en su totalidad.  Esta triste lección debe servirnos para enfocar esfuerzos adicionales en la protección y manejo de las poblaciones remanentes de este magnífico animal.

Referencias
Arita, H. T.  1999.  Unicornios al oeste de Java.  Ciencias 55-56:14-16.
Emslie, R. 2011. Diceros bicornis, en IUCN Red List of Threatened Species. Consultada el 10 de noviembre de 2011.
Kingdom, J. 1997. The Kingdom field guide to African Mammals. A&C Black, Londres.

[ACTUALIZACIÓN, mayo de 2013]
En la primera semana de mayo de 2013 reaparecieron en internet algunas notas periodísticas anunciando la extinción del rinoceronte negro, supuestamente con base en un reporte de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Esta nueva ola de desinformación aparentemente comenzó con un noticia (verídica) de que todos los rinoceronte negros del Parque Nacional Limpopo de Mozambique habían sido exterminados por cazadores ilegales.

Por alguna extraña razón, algunos medios retomaron el informe de la IUCN de 2011 y, en algunos casos, usaron cabezas como “Declaran al rinoceronte negro oficialmente extinto”. Casi ninguna de las notas nuevas mencionó siquiera la noticia de Mozambique y la mayoría simplemente citó en forma incorrecta el estudio del 2011.

Es curioso que en mayo de 2013 se repita el mismo fenómeno que en noviembre de 2011. Es lamentable, sin embargo, que la información incorrecta haya sido aceptada fácilmente por amplios sectores de los usuarios de internet.

9 pensamientos en “El rinoceronte negro no está extinto (todavía)

  1. Pingback: Los cuernos del rinoceronte y la medicina tradicional china | Mitología natural

  2. Pingback: El cuerno del rinoceronte: una historia de cacería furtiva y su uso medicinal en el mercado negro. Ganadora del premio de fotografía World Press Photo | El rollo fotográfico

  3. Hola Hector, Se me ocurrió re-transmitir la noticia con el error hoy en la mañana. Me pareció conveniente compartir tu aclaración. Mucha gracias. Saludos

  4. Muy buen articulo! Como genetista, sin embargo, llama la atencion el uso de la palabra “acervo evolutivo diferente”. Desconozco la historia natural del rinoceronte, pero el termino “acervo evolutivo diferente” aplicaria solamente de confirmarse la presencia de adaptaciones locales en tal poblacion. Patrones de estructura genetica en esta extinta poblacion bien podrian obedecer a procesos recientes de aislamiento genetico y deriva genica. Me parece necesario aterrizar la actual problematica de extincion masiva de especies en un contexto socioeconomico. Saludos!

    • De acuerdo con la observación, aunque los datos anecdóticos de naturalistas y conservacionistas sugieren que sí hubo una divergencia suficiente como para considerar la subespecie occidental una unidad evolutiva separada. Hay un artículo de Brown y Houlden en el volumen 1 de Conservation Genetics (año 2000) sobre ese asunto. Gracias por el comentario.

  5. muchas gracias por esta informacion! De todas maneras me parece tragico haber perdido a esta subespecie y la recolonizacion no sería una solucion,ya que como expresa el genetista esta subespecie podría haber acumulado adaptaciones únicas.Cuando se pierde un compañero de viaje, se pierde PARA SIEMPRE, y las implicaciones socioeconomicas de esta perdida no pueden cuantificarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s