Veinte años de la fundación de la CONABIO

Memorias de la reunión de 1992 sobre biodiversidad de México

En febrero de 1992 se llevó a cabo en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México una reunión internacional “sobre la problemática del conocimiento y conservación de la biodiversidad”. Convocados por el Presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, distinguidos expertos en diferentes áreas relacionadas con el estudio, la conservación y el uso de la diversidad biológica presentaron ponencias y discutieron alternativas para diseñar una política de manejo de la riqueza biológica de México. En la conclusión del evento, el 15 de febrero, el Presidente hizo dos anuncios importantes: la ampliación de la Reserva de la Biósfera de Montes Azules en Chiapas y la creación de una comisión nacional encargada de estudiar las especies biológicas y los ecosistemas de México con el fin de lograr su utilización racional y conservación. [1]

Un mes más tarde quedó oficialmente constituida la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (CONABIO), quedando al frente José Sarukhán, entonces rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y reconocido especialista en el estudio de la ecología y la evolución. Aunque el concepto de diversidad biológica es más antiguo, la palabra “biodiversidad” tenía en 1992 apenas unos cinco años de haber sido acuñada y la CONABIO fue, junto con el Instituto Nacional de Biodiversidad de Costa Rica, una de las primeras agencias gubernamentales del mundo diseñadas específicamente para atender los problemas relacionados con la diversidad biológica.

En su discurso inaugural de la reunión de febrero, José Sarukhán hizo el siguiente señalamiento:

De la protección de la riqueza biológica depende también la protección de la capacidad productiva de los suelos, la conservación del agua y de la enorme riqueza genética y natural que apenas conocemos pero que ha sido la fuente de los satisfactores que han alimentado, vestido y provisto de medicamentos y de una plétora de productos a la humanidad en su historia sobre la Tierra.

Veinte años después, la CONABIO ha tenido importantes logros, como la consolidación del Sistema Nacional de Información sobre Biodiversidad y la publicación de Capital Natural de México, una obra de varios volúmenes que sintetiza y analiza la información existente sobre la diversidad biológica de México. Sin embargo, los retos que se planteó a si misma la CONABIO desde su inicio se han vuelto más complejos en los últimos años. Los cambios en los paradigmas científicos y en las políticas de administración de recursos naturales han obligado en diferentes momentos a la Comisión a redirigir esfuerzos. De igual forma, los cambios políticos y sociales y las fluctuaciones económicas en México y en el mundo han complicado de diversas maneras la labor de la Comisión.

Las palabras de José Sarukhán suenan tan actuales ahora como lo eran hace 20 años. Los años por venir, sin embargo, seguramente presentarán retos aún mayores para lograr las metas originalmente planteadas para la Comisión.

[1] Sarukhán J y R Dirzo. 1992. Presentación. Pp. 15-16 en México ante los retos de la biodiversidad (R Dirzo y J Sarukhán, compiladores). CONABIO, México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s