Avicena y los fósiles

avicenaAVICENA

Abū ‘Alī al-Husayn ibn ‘Abd Allāh ibn Sĩnã, mejor conocido por el nombre latinizado de Avicena, fue un filósofo, naturalista y médico persa de principios del segundo milenio de nuestra era.

En su Libro de la curación, un profundo tratado filosófico en varios volúmenes, Avicena proporciona una explicación para la existencia de los fósiles, los restos petrificados de plantas y animales.

Avicena retoma las ideas filosóficas de Aristóteles y propone la existencia de un fluido petrificante, el succus lapidificatus, que provocaría que en las rocas se plasmaran las figuras de los seres vivos. Durante siglos enteros, las ideas de los filósofos griegos y de Avicena sobre los fósiles se mantuvieron como las explicaciones más razonables para la existencia de rocas con formas de plantas y animales.

Hoy en día la explicación de Avicena nos parecería absurda, casi equivalente al hechizo Petrificus totalus de Harry Potter. Lo que en realidad nos indica la hipótesis del sabio persa es el pobre conocimiento que sobre la historia del planeta se tuvo durante la Edad Media. No fue hasta el siglo XVIII que los naturalistas comenzaron a esclarecer la verdadera naturaleza de los fósiles.

El episodio III de las Crónicas de la extinción relata algunos pasajes de la historia de esos descubrimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s