La boa gigante del Paleoceno

[Esta nota fue publicada en La Jornada Michoacán el 2 de marzo de 2009. Se reproduce el texto íntegro sin ediciones y se añaden ilustraciones y notas]

Las serpientes, y en particular las de mayor tamaño, generan reacciones extremas entre las personas. La aversión que mucha gente tiene por los ofidios es ancestral y se refleja en relatos muy antiguos como el del demonio materializado en serpiente en los primeros pasajes del Génesis. En contraste, la gran fascinación que muchas otras personas sienten por las serpientes se manifiesta en historias como la de la serpiente emplumada de Mesoamérica.

Aunque las representaciones pictóricas de las serpientes muestran generalmente animales de tamaño considerable, la realidad es que la gran mayoría de las casi 3 mil especies son pequeñas. La más chica es la diminuta culebra de Barbados, de apenas unos 10 centímetros de longitud y muy pocas especies rebasan el metro de largo. En el otro extremo, algunas anacondas de Sudamérica y pitones de Asia alcanzan hasta 8 metros, aunque la talla promedio en estas especies es de unos 6 metros.

Reconstrucción de Titanoboa y su ambiente. Ilustración de Jason Bourque, Florida Museum of Natural History

En un número reciente de la revista Nature, un grupo de investigadores de Canadá, Estados Unidos y Panamá informó sobre el descubrimiento de los restos fósiles de una enorme serpiente de 13 metros de longitud. Se trata de una nueva especie, llamada Titanoboa por sus descubridores, que vivió al principio del Paleoceno, hace unos 60 millones de años, en lo que ahora es Colombia. Por el tamaño de las vértebras presentes en el material fósil, los investigadores pudieron estimar que la titánica boa debe haber medido alrededor de 12.8 metros y debe haber pesado unos 1,100 kilos. Como se encontró material de varios individuos, se piensa que estos datos de tamaño pueden considerarse como promedio y no como extremos.

Si la escena de una pitón de siete metros estrangulando y luego consumiendo un pequeño venado en alguna selva del sureste asiático es impresionante, tratemos de imaginarnos a una serpiente de casi el doble de largo buscando alguna presa en las selvas sudamericanas de hace 60 millones de años. Si el lector tuvo la mala fortuna de ver la película Anaconda, con Jennifer López, seguramente recordará las imágenes de una gigantesca serpiente acosando a un grupo de heroicos documentalistas del National Geographic. Pues bien, pensemos que hace 60 millones de años realmente existió una bestia de ese tamaño que seguramente sembró el pánico entre los animales que le servían de alimento en aquellas lejanas épocas.

Un aspecto interesante del hallazgo tiene que ver con la reconstrucción de ambientes terrestres pasados. Se sabe que el tamaño máximo de los animales poiquilotermos (cuya temperatura interna varía en función de la externa) depende de las condiciones ambientales. En particular, las serpientes más grandes pueden existir solamente en regiones tropicales porque su tasa metabólica sería insuficiente en zonas frías. Es por ello que las pitones y anacondas están restringidas actualmente a las selvas de Asia y Sudamérica. La temperatura media anual es el promedio de todos los valores medidos a lo largo de un año. En las zonas tropicales actuales, tal promedio es de alrededor de 25 a 27 °C, lo que permite la existencia de serpientes de hasta 7 u 8 metros.

Fósiles de Titanoboa en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Florida

Usando un modelo matemático basado en el tamaño máximo de las serpientes en diferentes partes del mundo, los investigadores calcularon que para permitir la existencia de un ofidio de 13 metros de largo sería necesaria una temperatura media anual de entre 30 y 34 °C. Una implicación de estos cálculos es que la temperatura media del planeta era mucho más elevada hace 60 millones de años que lo que es hoy en día. De hecho, investigadores de otras disciplinas han sugerido que la atmósfera en esa época tenía una muy alta concentración de bióxido de carbono y otros gases de efecto de invernadero, lo que implicaría una temperatura mundial elevada. El descubrimiento de la boa gigante apoya estas especulaciones.

Otro aspecto interesante del hallazgo de la serpiente gigante tiene que ver con la extinción de los dinosaurios. Hay que recordar que este evento tuvo lugar hace 65.5 millones de años y desencadenó la extinción de prácticamente todas las especies de gran talla. La presencia de la boa gigante implica que apenas unos cuantos millones de años después existían condiciones adecuadas en la Tierra para la evolución de animales de gran talla. La reconstrucción del ambiente en el que debe haber existido Titanoboa (planicies costeras asociadas con grandes ríos y bosque tropical) y la fauna asociada indican que la boa gigante debe haber tenido hábitos de alimentación similares a las anacondas modernas. Incluso, los investigadores han especulado que la boa gigante se alimentaba de cocodrilos de gran tamaño.

La existencia de extensos bosques tropicales hace 60 millones de años nos habla por una parte de la capacidad de la naturaleza para regenerarse después de una catástrofe mundial como lo fue la extinción masiva de finales del Cretácico. Nos habla por otro lado de la fragilidad de estos ambientes y de los extraordinarios seres que los habitaban. La fascinante historia de la boa gigante nos da lecciones importantes para entender y conservar las selvas de hoy en día.


Notas agregadas el 5 de marzo de 2012
:
La referencia del artículo sobre Titanoboa es
Head, J.J. et al. 2009. Giant boid snake from the Palaeocene neotropics reveals hotter past equatorial temperatures. Nature 457:715-717.

Un artículo reciente en Science muestra el caso contrario al de la boa gigante: en el máximo de temperatura del Paleoceno-Eoceno (hace unos 56 millones de años), los caballos de la época alcanzaron su tamaño mínimo (unos tres kilos y medio). En los mamíferos, las temperaturas altas parecen favorecer tamaños corporales pequeños.
Secord, R. et al. 2012. Evolution of the eartliest horses driven by climate change in the Paleocene-Eocene thermal maximum. Science 335:959.

Anuncios