Veinte años con Dolly

dolly_face_closeup

Dolly la oveja (preservada por un taxidermista). Vía Wikimedia Commons

Hace veinte años, en el número del 27 de febrero de 1997 de la revista Nature, se publicó una comunicación con un título intrigante: «Una cría viable derivada de células fetales y adultas de mamífero». La nota era el anuncio oficial del nacimiento y supervivencia por más de seis meses de Dolly la oveja, el primer mamífero nacido a través de un proceso de clonación.

Meses antes, los científicos habían extraído el núcleo de una célula proveniente de la glándula mamaria de una oveja adulta y lo habían insertado en un óvulo no fecundado de otra oveja. Al desarrollarse el óvulo, había generado a Dolly, una oveja idéntica, al menos en su composición genética, a la donadora del núcleo celular. Era, en otras palabras, un clon de aquella oveja.

En el episodio viii de las Crónicas de la extinción se cuenta la historia del clon de una cabra ibérica (una subespecie extinta) que llegó a la fase final de su desarrollo, pero que murió a los pocos minutos de haber nacido. La intención en este caso era revivir (o desextinguir) a un mamífero extinto usando células preservadas de esa subespecie.

Este ejemplo muestra lo difícil que es lograr ejemplares viables de mamíferos clonados, y nos indica la serie de enormes dificultades a las que se enfrentan los científicos que intentan usar técnicas de clonación para desextinguir, plena o parcialmente, alguna especie desaparecida.

Hasta la fecha, no hay ningún caso exitoso de desextinción por clonación, ni siquiera  de especies que se extinguieron hace apenas unas décadas, como la cabra ibérica, la tortuga gigante de la isla Pinta o el lobo de Tasmania. Como se discute en el libro, la clonación plena de animales del Pleistoceno, como los mamuts, que se extinguieron hace unos cuantos miles de años, parece ser una meta inalcanzable. La de organismos más antiguos, como los dinosaurios del Cretácico (de más de 66 millones de años de antigüedad) es, a pesar de lo que pueda verse en Parque jurásico, absolutamente imposible.

Wilmut, I., Schnieke, A., McWhir, J. et al. (1997) Viable offspring derived from fetal and adult mammalian cells. Nature, 385, 810-813.