#SolitarioGeorge ha vuelto

#SolitarioGeorge ha vuelto

solitario-george-embalsamado

El cuerpo de Solitario George en exhibición en Ecuador. Foto de Twitter

El 24 de junio de 2012, el Parque Nacional Galápagos de Ecuador anunciaba la muerte de Solitario George, el último individuo de la especie de tortuga gigante de la isla Pinta, en el archipiélago Galápagos.

solitariogeorgetuit

A los pocos días, el cuerpo congelado de George se envió al Museo Americano de Historia Natural en Nueva York para asegurar la preservación de tejidos y de material genético de la infortunada tortuga. El cuerpo del animal se preparó como ejemplar de exhibición y estuvo a la vista del público en el museo por varios años.

Desde el 17 de febrero pasado, el cuerpo de George está de vuelta en Ecuador. El Parque Galápagos anunció ese día, esta vez con gran emoción, la llegada del cuerpo de Solitario George a la sala especial en el museo del parque que se ha acondicionado para el valioso espécimen. Entre los presentes estaba Fausto Llerena, el guarda del parque que fue el encargado de cuidar de George por más de treinta años.

solitario-george-llegada

En pocos días, el cuerpo de George fue colocado en la sala especial “Símbolo de la esperanza”, que cuenta con clima controlado y protección especial contra los rayos ultravioleta. Al mismo tiempo, el ministerio de cultura de Ecuador anunció la declaratoria que otorgó la categoría de “patrimonio cultural” a Solitario George.

Según reportes periodísticos de Ecuador, en los diez días que lleva George en exhibición ha recibido más de mil trescientas visitas, un número muy alto si se considera que las islas Galápagos están a cerca de mil kilómetros del continente.

solitario-george-museo

Solitario George en la sala “Símbolo de la esperanza”. Foto de Twitter

 

Anuncios
#SolitarioGeorge ha muerto

#SolitarioGeorge ha muerto

A Pinta Island Giant Galapagos Tortoise (Chelonoidis nigra abingdoni). This individual, known as Lonesome George, died in 2012.

El 24 de junio de 2012 murió Solitario George, el último individuo de la especie de tortuga de tierra de la isla Pinta, en el archipiélago Galápagos. Junto con George llegó a su fin un clado único de tortugas con una historia evolutiva fascinante. La mañana de ese día, la dirección del Parque Nacional Galápagos anunció en Twitter la noticia. Esta fue la primera vez —y hasta donde sé, la única ocasión— que un tuit daba la noticia de la extinción de una especie.

solitariogeorgetuit

El primer capítulo de Crónicas de la extinción se titula «#SolitarioGeorge ha muerto: la muerte y la extinción son los mejores inventos de la vida» y narra la historia evolutiva y moderna de los galápagos, las tortugas gigantes que le dieron su nombre el archipiélago ecuatoriano. Los protagonistas de las historias en este capítulo son —además de las tortugas— los piratas, los balleneros, los naturalistas y los biólogos evolutivos, cuyas observaciones a lo largo de los siglos han contribuido al conocimiento sobre la vida, y la muerte,  de las especies animales de las islas Galápagos.

dampier

William Dampier

La historia de las tortugas de Galápagos es también la historia de los piratas, como William Dampier —un corsario del siglo diecisiete—, de los balleneros del siglo diecinueve —como los infortunados tripulantes del Essex, un navío posteriormente destruido por el ataque de una ballena—, de los naturalistas viajeros como Charles Darwin y de los científicos modernos que usan herramientas genéticas para tratar de salvar a las especies de la extinción.

Faltan 37 días para la presentación de Crónicas de la extinción, la vida y la muerte de las especies animales.

 

 

El galápago de la isla Floreana no está extinto

En las islas del archipiélago de las Galápagos habitan (o habitaban) quince poblaciones bien diferenciadas de tortugas gigantes (galápagos). Según la mayoría de los expertos, estas poblaciones constituyen subespecies de una sola especie, cuyo nombre científico sería Chelonoidis nigra. Según otros expertos, las poblaciones serían especies separadas.

Foto: Wikipedia

Cuatro de las poblaciones de galápagos han desaparecido por completo de su hábitat natural en las islas Floreana, Fernandina, Rábida y Santa Fe. Una quinta población, la de la isla Pinta, está representada por un solo individuo conocido como Jorge el Solitario.

Un artículo reciente (Garrick et al. 2012) proporciona nuevas esperanzas para la conservación de una de las poblaciones. Durante un muestreo en 2008 de material genético en las tortugas que habitan las inmediaciones del volcán Wolf en la isla Isabela, se detectó la presencia de híbridos con rastros de DNA proveniente de la población de Floreana. Ahora, con una muestra mucho más grande, los investigadores han logrado detectar 84 híbridos cuya composición genética solo puede ser explicada si uno de sus padres fue un galápago de Floreana genéticamente puro.

Por la edad de los híbridos y su proporción en la Isabela, se puede inferir que debe haber al menos 38 individuos vivos con un genoma puro de Floreana. En otras palabras, es altamente probable que el galápago de la isla Floreana no esté extinto después de todo, pero que sus últimos sobrevivientes habiten una isla lejana, Isabela.

¿Cómo llegaron las tortugas de Floreana a la isla Isabela? Los autores del estudio especulan que en algún tiempo los piratas que buscaban refugio en el archipiélago podrían haber transportado algunos individuos de una isla a otra. Más recientemente, los marineros de los barcos balleneros del siglo XIX podrían haber hecho algo semejante. Si esta hipótesis es correcta, el galápago de Floreana podría haber sobrevivido a la extinción gracias a que, inadvertidamente, el ser humano llevó a algunos de sus individuos a un refugio lejano. Este es un caso similar al del elefante de Borneo, que probablemente es descendiente de una subespecie –el elefante de Java– que ya desapareció en su hábitat original pero que fue transportada al nuevo sitio por el ser humano.

Referencias
Garrick, R. C. et al. 2012. Genetic rediscovery of an ‘extinct’ Galápagos giant tortoise species. Current Biology 22:R10-R11.
Poulakakis, N.  et al. 2012. Unravelling the peculiarities of island life: vicariance, dispersal and the diversification of the extinct and extant giant Galápagos tortoises. Molecular Ecology 21:160-173.

La tortuga más solitaria del mundo

¿De repente se siente usted abrumado por la gran cantidad de gente que lo rodea? ¿Le preocupa saber que en el mundo viven ya más de siete mil millones de personas? Piense por un momento cómo sería el caso contrario: Si de pronto desapareciera el resto de la gente, ¿qué se sentiría ser el último sobreviviente de la especie humana? Ese es justamente el caso de “Jorge el Solitario”, el último representante de los galápagos de la isla Pinta.

Jorge el Solitario. Foto: Wikipedia

Jorge, mundialmente conocido por su nombre en inglés, Lonesone George, pertenece a una de las 11 especies vivientes de tortugas terrestres que le dan el nombre al archipiélago de las Galápagos en Ecuador. Diferentes islas han desarrollado especies separadas, cada una con acervos genéticos y características físicas particulares. Cuando Darwin visitó las islas en 1835, el vicegobernador del lugar le aseguró que era posible saber de qué isla provenía una tortuga con solo observar la forma de su caparazón. La especie de Jorge evolucionó en la isla Pinta, la más norteña del archipiélago.

Jorge fue hallado en 1971 vagando en lugares remotos de la isla. Para entonces gran parte de los ambientes naturales se habían ya perdido y el resto de las tortugas había ya muerto. Los biólogos trasladaron al galápago a una estación científica para protegerlo e intentar reproducirlo en cautiverio. Jorge es un saludable macho de unos 70 años de edad, lo que para los galápagos significa estar en plenitud reproductiva. El problema es, claro, que no existen hembras de su especie. En un intento por conservar al menos algo de su identidad genética, se ha mantenido a Jorge con hembras de una especie emparentada, con la esperanza de que se apareen. Después de años sin noticias, finalmente en julio de 2008 se encontraron tres huevos en el encierro, pero desafortunadamente resultaron inviables.

El Archipiélago de las Galápagos

La evolución de las tortugas de las Galápagos ha sido estudiada por científicos de la Universidad de Yale, quienes han realizado comparaciones del DNA de las mitocondrias entre las poblaciones de las diferentes islas que constituyen el archipiélago. El DNA mitocondrial es particularmente útil para establecer relaciones de parentesco entre especies cercanas y determinar sus tiempos de origen.

De acuerdo con los resultados de estos estudios, la historia de las tortugas de las Galápagos comienza hace unos cinco millones de años, cuando algunos individuos provenientes del continente llegaron a las entonces recién formadas islas volcánicas del archipiélago. Su pariente continental más cercano es, curiosamente, la relativamente pequeña tortuga terrestre patagónica, que habita el norte de Argentina. Se sabe que los galápagos son capaces de sobrevivir por meses flotando en el mar y es posible que los primeros individuos hayan llegado a las islas arrastrados por las corrientes marinas. A través del proceso que Darwin pudo dilucidar años después de su visita, las diferentes poblaciones evolucionaron, en islas separadas, hasta formar 15 especies, once de las cuales existen aún hoy en día. Existen por ejemplo especies particulares en las islas Santiago, Pinzón, Santa Cruz y Floreana. En Isabela, la mayor de las islas, hay cinco especies, cada una restringida a las laderas de cada uno de los volcanes que hay ahí.

La tortuga terrestre patagónica. Ilustración de G. H. Ford 1871

Los análisis genéticos muestran que las especies más cercanas geográficamente están también más cercanamente emparentadas. Por ejemplo, las especies de Isabela son parientes cercanos entre sí, lo mismo que las especies de Pinzón y Santa Cruz lo son entre ellas. En general, los resultados genéticos concuerdan en gran medida con la geografía actual del archipiélago. La única excepción a este patrón involucra a nuestro ya conocido Jorge. Resulta que la especie más emparentada con la de Jorge no es de las islas más cercanas a Pinta, sino de Española, la isla localizada al otro extremo del archipiélago. Existe, sin embargo, una explicación sencilla a esta aparente paradoja. Desde Española y hasta Pinta hay una corriente marina que corre entre Isabela y el resto de las islas del archipiélago. Es posible que los ancestros de Jorge hayan sido tortugas de Española que fueron arrastradas hasta Pinta por esta corriente.

En 2007 se dieron a conocer nuevos resultados que parecían dar renovadas esperanzas para la conservación del galápago de Pinta. En el volcán Wolf de la isla Isabela se encontró un individuo que por su composición genética parecía ser un híbrido de la especie a la que pertenece Jorge. Desafortunadamente, este galápago era también macho. Sin embargo, dado que la población del volcán Wolf incluye más de 8 mil tortugas, y que muchas de ellas no son individuos genéticamente puros de la población local, hay ciertas posibilidades de encontrar compañeros (y compañeras) para Jorge. Podría ser que “Jorge el Solitario” no esté tan solo en este mundo, después de todo.

[Una versión anterior de este artículo fue publicada en La Jornada Michoacán en noviembre de 2008.  La presente versión está ampliada y actualizada e incluye imágenes y material nuevo]

Nota sobre la taxonomía de los galápagos

Existen diferencias de opinión sobre el estado taxonómico de las tortugas de las islas Galápagos. Para esta nota se siguió la clasificación que considera cada población conocida como una especie separada del género Chelonoidis (antes llamado Geochelone). Varios especialistas, sin embargo, aceptan la existencia de una sola especie (Chelonoidis nigra), considerando las poblaciones como subespecies.  Los nombres más usados son estos:

15 especies Una especie
Isla Isabela, volcán Wolf  C. becki  C. nigra becki
Isla Isabela C. guntheri
C. microphyes
C. vandenburghi
C. vicina
C. nigra vicina
Isla Pinta C. abingdoni ǂ C. nigra abingdoni ǂ
Isla Floreana C. elephantopus C. nigra nigra
Isla Fernandina C. phantastica C. nigra phantastica
Isla Santiago C. darwini C. nigra darwini
Isla Rábida C. wallacei C. nigra wallacei
Isla Santa Cruz C. porteri C. nigra porteri
Isla Santa Fe C. sp. C. nigra ssp.
Isla San Cristóbal C. chatamensis C. nigra chatamensis
Isla Española C. hoodensis C. nigra hoodensis
Isla Pinzón C. ephippium C. nigra ephippium

† Extinta
ǂ Extinta en la naturaleza
La tortuga terrestre patagónica es Chelonoidis chilensis

[Nota agregada el 26 de junio de 2012] El 24 de junio se anunció que Jorge el Solitario había sido encontrado muerto en su corral.