Los últimos mamuts murieron por un “exceso de defectos genómicos”

Los últimos mamuts murieron por un “exceso de defectos genómicos”

La revista PLos Genetics publica hoy (2 de marzo de 2017) un artículo con un intrigante título: “Exceso de defectos genómicos en un mamut lanudo  de la isla Wrangel”.  El estudio presenta un análisis —a nivel de genes específicos— de los genomas de un mamut proveniente de la isla Wrangel —de cuatro mil trescientos años de antigüedad—  y  de otro individuo, perteneciente a la población de la Siberia continental y con una antigüedad de cuarenta y cinco mil años.

mamut-wiki

Aunque la gran mayoría de los mamuts desaparecieron hace más de diez mil años, algunas poblaciones aisladas sobrevivieron unos cuantos miles de años más. En particular, el mamut lanudo sobrevivió en la isla de Saint Paul, al suroeste de Alaska, hasta hace unos cinco mil seiscientos años, y en la isla Wrangel,  en el mar Ártico de Rusia, hasta hace poco más de cuatro mil años.

En 2015, un grupo de científicos del Museo Sueco de Historia Natural dilucidaron los genomas completos de los individuos de Wrangel y de Siberia. Encontraron que la población de la isla  tenía mucha menor diversidad genética que la del continente, producto de un tamaño poblacional pequeño. Calcularon para los mamuts de Wrangel un tamaño efectivo de población de trescientos individuos, mientras que la población siberiana superaba los trece mil individuos.1

Este estudio mostró que la población en Wrangel, aunque logró sobrevivir por miles de años, terminó por sucumbir a los problemas asociados con tamaños de población muy pequeños y la consecuente disminución de la diversidad genética.

El estudio publicado hoy retomó los datos del equipo sueco y analizó algunos de esos efectos particulares de la pérdida de diversidad genética. Rebekah Rogers y Montgomery Slatkin encontraron en el genoma de Wrangel una considerable cantidad de genes ausentes, modificados o inactivados por mutaciones. Por ejemplo, algunos genes asociados con el sentido del olfato y con la excreción estaban completamente ausentes o inactivados en el genoma del mamut de Wrangel. Lo mismo encontraron para genes relacionados con algunas características del pelaje de los mamuts, como su brillo y grosor.

Los mamuts de Wrangel, los últimos sobrevivientes de su estirpe, probablemente fueron individuos desmedrados, con el pelaje deslucido y probablemente menos eficiente como aislante térmico. Es posible también que fueran animales menos vigorosos y más propensos a las enfermedades. Hace poco más de cuatro mil años, este último bastión de la otrora numerosa dinastía de los mamuts lanudos llegó, como sus primos del continente, al final de su camino evolutivo.


Referencias
Palkopoulou, E., Mallick, S., Skoglund, P. et al. (2015) Complete genomes reveal signatures of demographic and genetic declines in the Woolly Mammoth. Current Biology, 25, 1395-1400.
Rogers, R. L. y Slatkin, M. (2017) Excess of genomic defects in a woolly mammoth on Wrangel island. PLoS Genetics, 13, e1006601.

Nota
1El “tamaño efectivo de población” es un parámetro de genética de poblaciones que equivale aproximadamente al número de individuos reproductivamente activos en una población. En general, las poblaciones con mayor tamaño efectivo son más diversas genéticamente.

Anuncios
La desextinción del mamut, ¿realidad o ficción?

La desextinción del mamut, ¿realidad o ficción?

mamut-wiki

Mamut lanudo. Imagen por Tracy O, vía Wikimedia

Según  un reportaje publicado hoy por el diario británico The Guardian, el equipo del genetista de Harvard George Church podría producir, en el plazo de apenas dos años, embriones viables con porciones sustanciales de DNA de mamut lanudo.

De acuerdo con el artículo, Church —un controvertido pionero en el desarrollo de técnicas de edición de genes—  ha avanzado considerablemente en su proyecto de crear embriones a partir de células de elefante asiático a los que se le han insertado fragmentos de DNA de mamut.  Parece ser que el equipo de Church ha logrado ya crear y mantener vivas algunas células con el DNA híbrido. Se espera que en poco tiempo se pueda lograr que estas células se multipliquen para formar embriones.

church-george

George Church. Wikimedia

A más largo plazo, tal vez en unas pocas décadas, estos embriones podrían ser implantados en una elefanta o, más probablemente, de acuerdo con Church, en úteros artificiales. A la larga, los embriones se desarrollarían en lo que se ha llamado —no sin cierto tono burlón- “mamulefantes” (mammophants en inglés). Se trataría de animales más parecidos a un elefante asiático, pero con ciertos caracteres determinados específicamente por el DNA insertado: pelo largo, una gruesa capa de grasa, mayor capacidad sanguínea para funcionar en climas fríos, etc.

Igual que en los proyectos similares que se discuten en el capítulo VIII de las Crónicas de la extinción, con estos experimentos no se logrará “desextinguir” al mamut. Lo que se lograría sería producir un elefante en el que recrearían algunas de las características físicas, fisiológicas, y tal vez conductuales, de los mamuts lanudos.

A pesar de que el reportaje habla de una “resurrección” de los mamuts, la reconstrucción plena de una especie extinta —como sucede en las obras de ficción, como Parque jurásico— es imposible con las técnicas disponibles hoy en día. En opinión de expertos como Beth Shapiro, autora del libro Cómo clonar un mamut, tal proceso podría se intrínsecamente imposible.

La extinción de las especies, al igual que la muerte de los individuos, es muy probablemente un proceso completamente irreversible.